En el 90% de los pacientes se retiró con éxito la sonda a las 12 h. El resto lo hizo en las siguientes 24-36 h.



Un 20% de los pacientes sufrió algun grado de molestia leve en los primeros 30 días después del tratamiento (hematuria leve o escozor al orinar).


Un 20% de los pacientes tratados eran de “alto riesgo” por estar con tratamiento anticoagulante (Aspirina, Adiro, Sintron).


En el 99,5 % el tratamiento láser fue resolutivo y no necesitó ningun otro tratamiento más.

El 99,5 % de los pacientes tratados repetirían el tratamiento y recomiendan este tratamiento a amigos y familiares.

El 99,5 % de los pacientes volvió a su vida normal laboral en el plazo de una semana.

Un 0,5 % (1 paciente) sufrió escozor y molestias al orinar más allá del mes de tratamiento.

Ningún paciente ha experimentado complicaciones de estrechez de uretra después del tratamiento láser.

Los volumenes de próstata oscilaban entre 40 y 120 cc.

Ningún paciente necesitó transfusión sanguínea.

Todos los pacientes mejoraron el calibre miccional (chorro miccional) de manera muy significativa.


Comparación entre las diferentes técnicas para operar la próstata